Historia

 Estudié la carrera de Ingeniería Bioquímica (IB) en el Tecnológico de Monterrey, graduándome en Guaymas en 1987. Trabajé en Pastelerías Monterrey, KIR Alimentos (empacadora de carnes frías), y después fui socia de “Empacadora Hamburgo”, dedicada a la fabricación de carnes frías. Por un tiempo decidí retirarme del trabajo relacionado con la industria de alimentos para formar a mi familia y atender las necesidades de la casa. Estuve dedicada a la docencia por 15 años, y actualmente a cargo de mi negocio



 Durante el transcurso de este tiempo, desarrollé problemas de salud que incluso requirieron cirugía y como consecuencia de esto, mi bienestar se vio afectado, lo que hizo que, síntomas como incremento de peso, fatiga, gastritis y otros surgieran. Es por esto que decidí tomar cartas en el asunto y usando mis conocimientos de ingredientes, alimentación y nutrición, aunado a la lectura de investigaciones recientes, descubrí un mundo donde me di cuenta que, con seguir una dieta adecuada diariamente y una desintoxicación (detox, en corto) dos veces/mes, mejoraron o desaparecieron muchos de mis síntomas. Así, decidí comenzar a cambiar mi estilo de vida de una manera radical, pero relativamente sencilla, enfocándome principalmente en la alimentación y el ejercicio.



 Fue así como dejé atrás la típica dieta de la zona donde vivo (y muy típica de la dieta occidental), que incluía alto contenido de carnes, lácteos, grasas y aceites, sal y azúcares refinados, cambiándolos por alimentos ricos en nutrientes y fibra, como verduras, frutas, nueces y leguminosas, además de empezar a practicar Pilates. Los resultados no se hicieron esperar... comencé a sentirme mejor que nunca, empecé a bajar de peso, a tener mucho mejor ánimo, más energía durante todo el día, y sobre todo, los síntomas que me habían estado aquejando por tanto tiempo, desaparecieron. Al mismo tiempo a una de mis hijas la diagnosticaron con linfedema primario en un tobillo y la recomendación del doctor fue precisamente cambiar su alimentación tal y como yo lo estaba haciendo. En el transcurso de dos semanas, la inflamación típica del linfedema desapareció sin necesidad de medicinas u otros tratamientos.



 Además, habiendo mi mamá y mi hermana padecido de cáncer recientemente, sentí la necesidad de aplicar estos conocimientos y ayudar a que las personas mejoraran su estilo vida y sobre todo previnieran enfermedades, siguiendo una buena alimentación. De ahí surge la idea de iniciar myFlorina.